Guía de Johannesburgo II

Orígenes

Toda la región de Johannesburgo fue habitada hace millones de años. De ello hay fe después de analizar las Cuevas de Sterkfontein, donde se descubrieron restos de un homínido de más de 3,3 millones de años de antigüedad. Diversos estudios han concluido que todo su territorio fue habitado por un pueblo nómada denominado Bushmen hace alrededor de 100.000 años, que vivieron allí hasta que los pueblos de habla Bantú migraron a esa zona en el año 1060 a.C. Los Bantú pertenecían a la Edad de Hierro y fueron los encargados de domesticar a los animales, trabajar el metal, cultivar los campos, organizar las aldeas y hacer piezas de cerámica.

La llegada de los europeos

Toda la región continuó habitada por estos pueblos hasta la llegada de los europeos, cuando un pequeño grupo de origen neerlandés (bóeres) empezaron a establecer granjas pero sin grandes asentamientos hasta la década de 1880, en la cual se descubrió oro en la zona y se le empezó a conocer como 'La Fiebre del Oro'.

Fundación

Johannesburgo fue fundada en el año 1886 tras el descubrimiento del oro en Witwatersrand como fuente de riqueza. Este hecho supuso que en diez años superase la barrera de los 100.000 habitantes. A la zona se le conoce como eGoli, Tierra del Oro, y cuenta con una gran cantidad de minas a sus alrededores.

Precisamente hasta este lugar llegaron un gran número de personas que procedían del Norte de América, Reino Unido y demás países del continente europeo. Poco a poco se fueron tensando las relaciones entre los bóeres y los Británicos que culminó con la Segunda Guerra Anglo - Bóer. Los primeros perdieron la Guerra y el control de la ciudad pasó a manos de los británicos.

La Unión de Sudáfrica

La Unión de Sudáfrica se declaró en el año 1910, y ello supuso una mejor organización en la industria de la minería. Poco después desde el Gobierno de Sudáfrica se instituyó un duro sistema de razas, donde los indios y negros tenían una brutal carga tributaria, siendo excluidos de los trabajos profesionales y pasando a empleos forzados en las tierras. A su vez, también se puso en marcha un sistema de mudanzas forzadas que consistía en mover a la ciudadanía no europea a áreas específicas. Esta medida originó la creación del Barrio de Soweto, enclave en el que residían los negros durante el apartheid. El inolvidable Nelson Mandela vivió durante muchos años en este barrio y, de hecho, su casa en este lugar es una gran atracción turística hoy en día.

En el año 1976 se produjo un gran estallo de la violencia cuando estudiantes del Consejo Representativo de Soweto se manifestaron en contra del uso de la lengua Afikáans como idioma principal, siendo considerada la lengua de los opresores. Las fuerzas del orden y seguridad abrieron fuego y los doce meses siguientes más de un millar de personas murieron al protestar por el sistema del apartheid. Una de las víctimas más conocidas fue Hector Pieterson, recordado actualmente en el Museo del Soweto.

La Regulación del Apartheid

Las regularización del Apartheid se produjo en febrero de 1990, y desde la celebración de Elecciones Generales en 1994 en Johannesburgo, ha estado libre de cualquier ley de tipo discriminatorio. Así, la gente de color se ha integrado perfectamente en el sistema de gobierno en varias escalas. Actualmente a través del Consejo Metropolitano de Johannesburgo, se ha puesto en marcha un proyecto que trata de revivir la ciudad y que revitaliza el movimiento de los negocios hasta el centro.

Cómo llegar

Para llegar a Johannesburgo lo puedes hacer fundamentalmente por estos tres medios de transporte:

Avión


Autor: Kaihsu Tai | Vía: Wikipedia

Viajar a Johannesburgo en avión es relativamente sencillo, pues existen vuelos directos desde las principales ciudades del continente europeo y de otras como Sao Paolo, Nueva York y Buenos Aires... también desde Hong Kong, Bangkok... e incluso de tres ciudades del continente de Oceanía. Hasta Johannesburgo vuelan compañías de bajo coste, y por supuesto aerolíneas regulares que ofrecen precios muy competitivos.

Tren

Se conoce como Gautrain a un sistema ferroviario que se encarga del tránsito de manera rápida que une esta provincia (del mismo nombre) con Johannesburgo, el Aeropuerto Internacional OR Tamo y Pretoria. Esta obra se realizó con el fin de aliviar el masivo tráfico existente entre Pretoria y Johannesburgo, para así ofrecer una excelente alternativa al traslado en carretera.

Carretera

Los autobuses y automóviles son la manera más barata para descubrir muchos destinos dentro de Sudáfrica, y por supuesto para llegar a Johannesburgo. Las carreteras que presenta el lugar podrían catalogarse como excelentes y sobre ellas circulan una amplia red de autobuses cómodos y eficientes. Otra de las opciones para llegar por este medio es la contratación de un coche de alquiler, pues las principales carreteras del país conectan directamente con Johannesburgo. Planificar un viaje hasta este rincón resulta un proceso sencillo.

Cómo moverse

A la hora de moverse por Johannesburgo, conviene tener en cuenta que se trata de una ciudad geográficamente céntrica que cuenta con distintas alternativas que se ajustan perfectamente a las necesidades de visitantes y residentes. Éstas son las opciones más utilizadas:

Autobús

Moverse por Johannesburgo en autobús es una opción muy conveniente, ya que cuentan con una excelente frecuencia y rutas alrededor de la ciudad. Los servicios de Bus más demandados son Galgo y Roadlink (éste último destino da la oportunidad de viajar en vehículos cinco estrellas a precios asequibles, realizando viajes interurbanos de largo radio).

Taxis

Los taxis en esta ciudad son de color amarillo con luces en su techo. Lógicamente (por su comodidad), es un servicio más caro que los autobuses. A diferencia de otras grandes metrópolis, para tener acceso a un taxi hay que llamar por teléfono, ya que no se encuentran circulando por las calles buscando clientes. Al igual que sucede en otras ciudades africanas, existe el servicio de "taxis microbuses", que resultan más baratos que los taxis tradicionales a cambio de viajar con más gente.

Alquiler de coches

El alquiler de coches en Johannesburgo no es una de las prácticas más habituales para moverse por la ciudad. No obstante, muchas empresas que se dedican a este sector tienen representación en el aeropuerto y en otros puntos turísticos de interés.

Si optas por esta opción, conviene tener en cuenta que se circula por la izquierda, y que en este país son muy sensibles a los excesos de velocidad, pues se sancionan con multas que en multitud de ocasiones deberán ser abonadas en el momento. Los límites de velocidad son, en ciudad de 60 km / h. y en autopistas, 120 km / h.

Coche particular

Si te vas a mover en coche por Sudáfrica, ten en cuenta que se conduce por el lado izquierdo de la carretera. El límite de velocidad por zonas urbanas está en 60 km / h., y en autopistas 120 km / h. La mayoría de las carreteras están en buenas condiciones y bien señalizadas, por lo que el desplazamiento no debería generar problemas si cuentas con un sistema de GPS. El tráfico en Johannesburgo se suele congestionar en horas de mañana, y por la tarde las horas punta son las que comprenden el intervalo de 18:30 hasta las 20:30 horas.

Trenes

El tren es el medio de transporte más barato que se encuentra en Johannesburgo, y ofrece múltiples enlaces, siendo el más transitado el que enlaza directamente con el aeropuerto.

Dónde alojarse

Los alojamientos en Johannesburgo son diversos y atienden a todos los gustos y presupuestos. En esta ciudad tienen cabida todos los presupuestos, y se ofrecen desde albergues para mochileros a increíbles establecimientos de lujo. Sean cual sean tus necesidades, existen interesantes opciones donde alojarte en Johannesburgo.

Hoteles

Los hoteles en Johannesburgo de cuatro y cinco estrellas son una alternativa asequibles para muchos bolsillos. Están muy bien ubicados para desplazarse por la ciudad. También hay una serie de hoteles con encanto que aportan un toque de fantasía, y los conocidos hoteles boutique.

    Booking.com

Apartamentos

Otra de las alternativas a la hora de dormir en Johannesburgo son los apartamentos de alquiler que cuentan con cocina, una opción económica para preparar tu propia comida; además de añadir un claro toque hogareño y de independencia.

Casas Rurales

La ciudad de Johannesburgo ofrece un amplio catálogo de confortables casas rurales para aquellos viajeros que no deseen pernoctar en un hotel y disfrutar más del contacto con la naturaleza.

Bed and Breakfast

Los famosos B&B son una alternativa de alojamiento económica que ofrece a los turistas una visión diferente de la vida cotidiana de los habitantes de Johannesburgo. Cuentan con la misma intimidad de un hotel pero a un precio más reducido.

Albergues y hostales

Especialmente indicados si viajas con un presupuesto limitado, tanto los albergues como hostales dan la opción de alojarse en esta ciudad del Sur de África de forma económica. La oferta de estos establecimientos es amplia en la totalidad de puntos de su territorio.

Caravanas y Campings

Una alternativa de las que pueden catalogarse como inolvidables para gozar de la naturaleza en primera persona, tanto en las caravanas como en los campings que se encuentran a las afueras.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies